CONSIDERACIONES SOBRE RENDICION DE CUENTAS JUNASA 2011


Montevideo, 26 de abril de 2012

Sr. Presidente de la Junta Nacional de Salud

Dr. Luis Gallo

Presente

La representación de los trabajadores  en la JUNASA, comunica  que por encontrarse en el interior del país le fue imposible estar presente en la sesión  extraordinaria del día de la fecha.

Pero deja constancia de su posición de abstenerse en la votación del informe de rendición de cuentas, por no haber tenido tiempo suficiente para discutir el mismo.

No obstante ponemos en su conocimiento las consideraciones que en primera instancia el mencionado informe nos merece.

Consideraciones sobre la Rendición de Cuentas de la JUNASA-2011

Una vez leída y analizada la Rendición de Cuentas presentada por la Junta Nacional de Salud (JUNASA) correspondiente al período 2011, una Comisión de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS), responsable para tales efectos, quiere ponerlo en conocimiento  de su balance de la misma.

En primer término, la FUS considera exagerada la expresión de la JUNASA cuando refiere que el año 2011 fue “innegablemente un año de profundización de la reforma” en virtud de lo señalado en el documento, esto es, los nuevos colectivo que se incorporaron y la firma de un nuevo contrato de gestión.

En este sentido, la FUS quiere reafirmar su compromiso con la necesidad de profundización de la reforma, no obstante, valora como un mero avance la incorporación de nuevos colectivos, entendido, como una condición necesaria pero insuficiente, pues avanza en términos de cobertura, pero esto no significa un cambio en términos de calidad de las prestaciones. Mucho menos, puede valorar como “profundización” la firma de un nuevo contrato de gestión, cuestionado, de poco consenso y con escasa significación en referencia a un nuevo modelo de atención.

Para nuestra Federación, la profundización de la reforma supone la construcción coordinada, coherente y radical de los otros dos pilares estratégicos en los que se debe edificar la Reforma de la Salud: un nuevo modelo de atención y un nuevo modelo de gestión. Resulta insuficiente y circunstancialmente peligroso, haber avanzado en el diseño e implementación de un nuevo modelo de financiamiento sin iniciar seriamente un nuevo paradigma en materia de salud.

La salud es un derecho humano fundamental. Desde décadas la esencia de nuestro sistema sanitario fue de índole curativo, por ende, costoso. Aspiramos que los esfuerzos desde el Ministerio como organismo rector de las políticas públicas signifique un cambio de rumbo, un viraje de 180 grados, dotando de un nuevo sentido para la cobertura en salud, poniendo fuertemente el énfasis en un carácter preventivo. Estamos convencidos, que con corporativismos empresariales y omisiones desde el Ministerio no se puede avanzar en este sentido. Estamos lejos aún.

En segundo término, la JUNASA destaca la etapa, como caracterizada por una “activa política de participación social”, en referencia a la instalación de los Consejos Asesores Honorarios a nivel departamental.

Respecto a este punto, la FUS entiende y comparte que la Reforma requiere de cada vez más participación, la Reforma debe reunir a todos sus actores, debe involucrarse en cada uno de los procesos y esto sin duda requiere de espacios de amplia participación. Por tanto, saluda la implementación de las Consejos Departamentales Honorarios de Salud (CDHS) en todo el país. Incluso comparte plenamente que la participación de usuarios y trabajadores es uno de los principios fundamentales de la organización y funcionamiento del SNIS, “desde la base hasta la dirección, a nivel local, departamental y central”; No obstante, y así lo ha señalado en numerosas ocasiones, la participación es genuina no sólo cuando ésta tiene lugar y es amplia, sino cuando, las valoraciones y recomendaciones que surgen desde éstos espacios son tenidas en cuenta, cuando éstas resultan vinculantes, pues de otro modo, resultan estériles para impulsar los verdaderos cambios teniendo en cuenta todas las visiones, sin corporativismos ni presiones de cualquier índole. Seguimos reclamando,  el carácter vinculante de los espacios de participación social.

En tercer término, el documento dedica buena parte del mismo, a mostrar el grado de avance en el cumplimiento de las metas asistenciales. Destacando el mismo como el principal elemento indicatorio de que “estamos en camino” a un nuevo modelo de atención.

En este sentido, la FUS quiere señalar que las metas no representan, o lo hacen tímidamente, un cambio en el modelo de atención. Lo entiende así, por los siguientes motivos: si bien revisten cierta intencionalidad –al menos en lo teórico- en cuanto a la mejora en la calidad de atención con espíritu preventivo en tramos sensibles de la población; no resulta claro que los mismos revelen la realidad instalada en las instituciones prestadoras.

En buena medida nuestras quejas se fundamentan en dos aspectos. Uno, en que es dificultoso –cuando no imposible- controlar el cumplimiento de las mismas, pues es de público conocimiento las dificultades que tiene el organismo encargado de las mismas de monitorearlas, controlarlas y/o corregirlas; y dos, porque el incentivo económico detrás de las metas, es decir, el pago por algo que cada institución debiera implementar como parte de su compromiso con la reforma y con la salud de los uruguayos, representa en ocasiones un incentivo perverso, que lleva a que, muchas instituciones prestadoras de servicios de salud por recibir el “premio” económico, no declaren en forma fidedigna su grado de avance, poniendo en cuestionamiento el sistema, y lo que es peor, no permitiendo se configure un nuevo modelo de atención necesario para el desarrollo de la reforma. Se necesita –pues estamos a tiempo- un órgano rector, capaz de dar cumplimiento a cada una de las medidas impulsadas, capaz de hacer cumplir, promoviendo los necesarios e ineludibles cambios para una reforma en serio, en beneficio de todos y cada uno de los uruguayos.

Finalmente, la FUS quiere destacar en este informe que surge del análisis técnico y la valoración, que la Rendición de Cuentas presentada brinda elementos políticos para abrir un serio debate en torno al curso de la Reforma, pues pone en cuestionamiento nuevamente su tenue avance, que difícilmente puede catalogar como profundización. Se torna necesario, trabajar de cara a la implementación de un nuevo modelo de atención, fuertemente preventivo y de calidad; y un nuevo modelo de gestión. Ha quedado manifiesto, fundamentalmente durante 2011, la necesaria complementación de las instituciones prestadores, la descentralización coordinada, y el fin definitivo de los corporativismos que solamente obstaculizan los cambios  necesarios. Por último pero no menos importante, el rol del MSP en lo que refiere a ASSE. La Reforma requiere de una ASSE fuerte. Debemos impulsar un trabajo coordinado de cara a la convergencia de los subsectores en un horizonte temporal de mediano plazo. Son pocos los elementos que se brindan en torno a este tema, y los que se conocen nos parecen poco convincentes que se esté avanzando en este sentido, no parece apropiado, que las políticas de salud de ASSE y las impulsadas para el sector de salud privada no tiendan a ser una sola en el futuro.

Saluda a usted atentamente

Por Equipo de Representación de los Trabajadores en la JUNASA.

Jorge Bermúdez

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: