UN SOLO PROGRAMA UNA SOLA LUCHA


 

Compañeras y compañeros:
Los trabajadores de la salud privada definimos nuestro programa en el 14º Congreso de FUS realizado los días 24,25 y 26 de abril  del presente año en la ciudad de Minas.
En el mismo ubicamos nuestra lucha en el marco de la actual coyuntura internacional en el cual se agudizan las contradicciones del capitalismo, que afectan crudamente a los países capitalistas centrales, y cuyas consecuencias las pagan principalmente  millones de trabajadores en esos países.
Esta crisis  que también afecta a las economías dependientes como la uruguaya, tiene una salida para las clases dominantes. La misma pasa porque los trabajadores y el pueblo asuman los costos de la misma  con  una rebaja de sus condiciones de vida, perdida de puestos de trabajo, de salario y de condiciones de trabajo.
Este discurso en el Uruguay es levantado por las cámaras empresariales y los grandes capitalistas, que pretenden hacernos creer falsamente que el Uruguay de hoy es el del año 2002.
Junto a estos sectores se mueve la política de la derecha, que representando esos intereses, se propone llegar al gobierno nuevamente y a partir de allí realizar un ajuste de cuentas con los trabajadores, liquidando los espacios de libertad conquistados en el proceso del actual gobierno, empezando por las libertades sindicales, la negociación colectiva, los Consejos de salarios.
Ya tuvimos un primer intento de arrebatarnos nuestras conquistas en enero de este año cuando  en el interior del país las patronales se negaban a pagar el aumento salarial correspondiente.
La denuncia y la movilización de los trabajadores detuvo esa intentona patronal.
Seguramente en Julio de este año cuando toque cobrar el aumento salarial correspondiente, que será cercano al 10%, las patronales intentaran incumplirlo. 
Prueba de ello son las declaraciones de integrantes de distintas cámaras patronales del sector que hablan de la falta de financiamiento de dichos aumentos.
Nuestra federación reafirmó en su 14º Congreso la necesidad de profundizar la actual Reforma del Sistema de Salud. 
La aprobación de la Ley que instauró el Sistema Nacional integrado de salud, la instalación de la Junta Nacional de salud como órgano de Dirección Política del nuevo sistema con participación  de usuarios y trabajadores en la misma, así como  la constitución de Consejos Consultivos y Asesores por institución con la participación de trabajadores y usuarios para discutir las políticas sanitarias en cada una de ellas, es un logro fundamental que solo funcionará y se profundizará con real sentido democrático, a partir de la participación de los trabajadores y sus sindicatos de base en este proceso.
Nuestra consigna es más y mejor Sistema Nacional Integrado de Salud.
Ella se materializa y se realiza en tanto y cuanto los trabajadores y el pueblo  estemos a la cabeza de los cambios, aislando y derrotando a la rosca Medico empresarial que se opone a estos cambios que perjudican sus intereses políticos y económicos.
Como ejemplo de ello señalamos las características del actual conflicto del CASMU.  
Este conflicto  ampliamente apoyado por el conjunto de nuestra federación, en el cual señalamos la responsabilidad del sector Médico Empresarial expresado  en la Junta Directiva del CASMU y en el Sindicato Médico del Uruguay, que siguiendo intereses económicos y políticos, utilizan a los trabajadores y a los afiliados como la variable de ajuste para mantener sus privilegios en una institución en la cual peligra la propia continuidad de la misma.
El mismo se desarrolla en el marco de un brutal ataque de la Corporación Mafiosa  Médico Empresarial que hace años tomo por asalto una institución de salud que fue vector de progreso en la aplicación de la medicina al servicio de los intereses del pueblo, para convertirla en una empresa con claros fines de lucro para preservar sus espacios de poder político y económico. 
Como resultado de este tenebroso accionar han llevado al CASMU a la quiebra poniendo en peligro la asistencia de casi 230.000 afiliados y más de 5000 trabajadores.
Al día de hoy nuestra Federación reafirma su clara posición en cuanto a que parte de las soluciones a la crisis del CASMU pasan por la intervención inmediata del Poder Ejecutivo de dicha institución, integrando a la gestión y el contralor de la misma a trabajadores y usuarios.
La campaña por la Anulación de la Ley de Caducidad  es un eje central del accionar de nuestra Federación.
La FUS participó en todas las jornadas de recolección de firmas a nivel central, colocando además mesas propias de recolección de firmas, tareas estas atendidas por una brigada conformada por pocos esforzados militantes que merecieron  el reconocimiento y el saludo del Congreso. 
En total la FUS recolecto 6000 firmas a nivel nacional que sirvieron para anunciar en el día de hoy que llegamos a las firmas necesarias para plebiscitar en Octubre la Anulación de la Ley de Caducidad.
  Señalar esto, es establecer con precisión que el camino emprendido por nuestro movimiento sindical y nuestra Federación hace 2 años fue correcto. 
Quienes se equivocaron al negar la importancia de este proceso fueron principalmente la derecha y las clases dominantes que creyeron derrotada la conciencia de nuestro pueblo luego del plebiscito de 1989 y de todos estos años de neoliberalismo.
También se equivocaron  aquellos compañeros que negando la importancia del desarrollo de los procesos sociales, señalaban que esta Ley de Caducidad se debía derogar por un acto casi administrativo del Parlamento.
Una vez más la vida ratifica una enseñanza crucial para el movimiento popular: 
Los procesos de cambios se basan en la participación de las grandes mayorías del pueblo, y solo estas son capaces de hacer avanzar y profundizar dichos procesos.
En este marco se inscribe el trabajo desarrollado por el PIT-CNT y otras organizaciones sociales que culminaron en la concreción de las Firmas para Anular  la Ley de Caducidad
 Nuestra tarea ahora es lograr que en octubre cuando se plebiscite la Ley, logremos  anularla. 
Los trabajadores de la salud privada y el conjunto del movimiento sindical uruguayo enfrentan en lo inmediato una disyuntiva política clave para el desarrollo no solo del movimiento sindical en el futuro inmediato, sino  para la sociedad uruguaya toda. 
Las contradicciones y diferencias  que nuestro movimiento sindical tuvo y tiene  con parte de la política desarrollada por el actual gobierno, no nos puede impedir visualizar correctamente las condiciones favorables para los trabajadores y el pueblo que han surgido en nuestro país a partir de la asunción del mismo gobierno.
Estamos ante la cruz de los caminos. Avanzamos en la profundización y transformación democrática de nuestro país, defendiendo y afianzando las políticas sociales que han favorecido el combate a la pobreza, la exclusión social y la miseria. Que posibilitaron la creación de espacios de libertad que contribuyeron al crecimiento de la organización sindical y a la   instalación de ámbitos de negociación colectiva que redundaron en el aumento de los salarios y en el mejoramiento del nivel de vida de los trabajadores y sus familias.
De los avances en la investigación y castigo  de los crímenes cometidos por la dictadura militar.
De lo contrario asistiremos a la reinstalación en el gobierno de los partidos tradicionales, representantes directos de la oligarquía,  que propiciarán un ajuste de cuentas a sangre y fuego contra el movimiento sindical y popular y los espacios de libertades conquistados. 
En esta perspectiva en la cual tanto el desarrollo de la crisis del sistema capitalista y sus repercusiones en la economía uruguaya, así como el resultado electoral de octubre son 2 variables que inciden directamente en el desarrollo de las políticas futuras del movimiento sindical y pueden marcar toda una etapa.
Por lo tanto reafirmamos la consigna lanzada por el PIT-CNT en el 1º de Mayo:
“Para que la crisis no la pague el pueblo, por una salida democrática y productiva”
 En este cuadro de situación debemos reafirmar que  la verdadera cuestión de la independencia de clase significa analizar con claridad cuales son las mejores circunstancias políticas en las cuales se pueden desarrollar las organizaciones populares en el camino de las transformaciones de base que nos proponemos como movimiento sindical.
Es un aventurerismo político igualmente peligroso para el desarrollo de la organización sindical y la formación política de los trabajadores,  plantear que da lo mismo quien este en el gobierno, así como  definir que las organizaciones sindicales deben ser simples poleas de transmisión de dichos gobiernos.
Nuestro camino no pasa por ningún tipo de aventurerismo, ni infantilismo de izquierda, ni reformismo.    
 Nuestro camino siempre junto al PIT-CNT, en un cuadro político general de agudización de la lucha de clases, debe servir para contribuir a la elevación de la expresión organizada y movilizada de los trabajadores y el pueblo por sus reivindicaciones, levantando un programa  de país popular, nacional y democrático.
Todo ello en el camino de la profundización de los cambios, que lleve a la sociedad uruguaya a la construcción de ese proyecto de país, en el cual las grandes mayorías nacionales alcancen el verdadero protagonismo de su historia política y social. 
En este cuadro de situación el 14º Congreso de FUS resolvió la siguiente plataforma inmediata para la defensa de los intereses de los trabajadores:
1) Ratificamos en su totalidad la vigencia del grupo 15 y los convenios colectivos conquistados en el marco de los Consejos de salarios. Su defensa es clave ya que, como lo marco el conflicto en el cual derrotamos a la FEMI, las patronales subidas al discurso de la crisis internacional pretenderán incumplir con los mismos.“ Que la crisis no la pague el pueblo”
2) Exigimos a las patronales que cumplan con el pago en fecha de los salarios y demás obligaciones con sus trabajadores.
3) Ningún nuevo cierre de instituciones de salud .
4) Participación activa del Estado en aquellas instituciones en situación crítica, junto con los trabajadores y los usuarios de las mismas para evitar su cierre e implementar los cambios estructurales que requieran.
5) Tope salarial transitorio por todo concepto, en dos canastas básicas, para todo el sector,  en particular en aquellas instituciones en situación crítica.
6) Eliminación de las tercerizaciones en la salud.
Nuestro principal objetivo debe ser el de eliminar las tercerizaciones en la salud e incorporar dichos trabajadores a las instituciones de salud que contratan mano de obra tercerizada, ejemplos: ambulancias de traslados, emergencias móviles, etc.). 
7) La integración del sector de emergencias móviles al nuevo sistema de salud debe llevarse a cabo con el impulso de la Federación en base a propuestas y con las garantías del mantenimiento de los puestos de trabajo en el sector. Exigiendo la regulación por parte del MSP de todo el sector.
8) Para fortalecer aún más nuestra herramienta sindical es necesario mantener y mejorar una política permanente de formación sindical en el proceso de fortalecimiento, crecimiento y organización de nuestra Federación.
9) Ratificamos en su totalidad el programa emanado del pasado Congreso y  debemos apuntar a la profundización del mismo a través de los organismos de dirección del Nuevo sistema de salud, que incluye la participación de los trabajadores. 
Para ello es clave el papel del equipo de Representación de los Trabajadores en la Junta Nacional de Salud (JUNASA), así como en los Consejos Consultivos y Asesores por institución, que implica necesariamente un trabajo armónico y orgánico, en el despliegue de la línea programática de nuestra FUS y del PIT-CNT.
10) Modificar los  artículos de la Ley del Sistema Nacional Integrado de salud que establecen mecanismos de  elección de los representantes en los espacios de dirección política de dicho sistema, al margen de las organizaciones más representativas.
Proponemos que nuestra Federación impulse en el PIT-CNT los mecanismos de representación directa a los ámbitos antes referidos y desarrolle las acciones políticas y jurídicas necesarias a tales efectos.
11) Reclamamos la instrumentación de las medidas que permitan que los trabajadores de régimen de libres rotativos pasen de un régimen semanal de 5 días de trabajo y uno de descanso a 4 días de trabajo y uno de descanso, como esta establecido en el Convenio Colectivo suscripto en el marco de los Consejos de Salarios. 
 12) Exigimos el cumplimiento inmediato del acuerdo de fecha 17 de noviembre sobre el registro de trabajadores no médicos desocupados de la salud privada. Siendo obligatorio su cumplimiento de acuerdo a su incorporación al Convenio Colectivo en el marco de los Consejos de Salarios.
13) Convocamos a todas y todos los trabajadores de la salud privada a redoblar los esfuerzos para anular la Ley de caducidad.
 Habrá referéndum, Habrá Verdad y  justicia!!!!
14)La defensa de la unidad del movimiento sindical sin ningún tipo de confusiones, es clave para enfrentar  la ofensiva de las cámaras empresariales y los intereses de la  burguesía representados  en los partidos tradicionales, que buscan frenar y hacer retroceder los tiempos de cambios que vive nuestro pueblo y que los trabajadores nos proponemos profundizar, avanzando en democracia 
“PARA SEGUIR CAMBIANDO JUNTOS”
CONSEJO CENTRAL DE FUS
mayo 2009
Compañeras y compañeros:
Los trabajadores de la salud privada definimos nuestro programa en el 14º Congreso de FUS realizado los días 24,25 y 26 de abril  del presente año en la ciudad de Minas.
En el mismo ubicamos nuestra lucha en el marco de la actual coyuntura internacional en el cual se agudizan las contradicciones del capitalismo, que afectan crudamente a los países capitalistas centrales, y cuyas consecuencias las pagan principalmente  millones de trabajadores en esos países.
Esta crisis  que también afecta a las economías dependientes como la uruguaya, tiene una salida para las clases dominantes.
La misma pasa porque los trabajadores y el pueblo asuman los costos de la misma  con  una rebaja de sus condiciones de vida, perdida de puestos de trabajo, de salario y de condiciones de trabajo.
Este discurso en el Uruguay es levantado por las cámaras empresariales y los grandes capitalistas, que pretenden hacernos creer falsamente que el Uruguay de hoy es el del año 2002.
Junto a estos sectores se mueve la política de la derecha, que representando esos intereses, se propone llegar al gobierno nuevamente y a partir de allí realizar un ajuste de cuentas con los trabajadores, liquidando los espacios de libertad conquistados en el proceso del actual gobierno, empezando por las libertades sindicales, la negociación colectiva, los Consejos de salarios.
Ya tuvimos un primer intento de arrebatarnos nuestras conquistas en enero de este año cuando  en el interior del país las patronales se negaban a pagar el aumento salarial correspondiente.
La denuncia y la movilización de los trabajadores detuvo esa intentona patronal.
Seguramente en Julio de este año cuando toque cobrar el aumento salarial correspondiente, que será cercano al 10%, las patronales intentaran incumplirlo. 
Prueba de ello son las declaraciones de integrantes de distintas cámaras patronales del sector que hablan de la falta de financiamiento de dichos aumentos.
Nuestra federación reafirmó en su 14º Congreso la necesidad de profundizar la actual Reforma del Sistema de Salud. 
La aprobación de la Ley que instauró el Sistema Nacional integrado de salud, la instalación de la Junta Nacional de salud como órgano de Dirección Política del nuevo sistema con participación  de usuarios y trabajadores en la misma, así como  la constitución de Consejos Consultivos y Asesores por institución con la participación de trabajadores y usuarios para discutir las políticas sanitarias en cada una de ellas, es un logro fundamental que solo funcionará y se profundizará con real sentido democrático, a partir de la participación de los trabajadores y sus sindicatos de base en este proceso.
Nuestra consigna es más y mejor Sistema Nacional Integrado de Salud.
Ella se materializa y se realiza en tanto y cuanto los trabajadores y el pueblo  estemos a la cabeza de los cambios, aislando y derrotando a la rosca Medico empresarial que se opone a estos cambios que perjudican sus intereses políticos y económicos.
Como ejemplo de ello señalamos las características del actual conflicto del CASMU.  
Este conflicto  ampliamente apoyado por el conjunto de nuestra federación, en el cual señalamos la responsabilidad del sector Médico Empresarial expresado  en la Junta Directiva del CASMU y en el Sindicato Médico del Uruguay, que siguiendo intereses económicos y políticos, utilizan a los trabajadores y a los afiliados como la variable de ajuste para mantener sus privilegios en una institución en la cual peligra la propia continuidad de la misma.
El mismo se desarrolla en el marco de un brutal ataque de la Corporación Mafiosa  Médico Empresarial que hace años tomo por asalto una institución de salud que fue vector de progreso en la aplicación de la medicina al servicio de los intereses del pueblo, para convertirla en una empresa con claros fines de lucro para preservar sus espacios de poder político y económico. 
Como resultado de este tenebroso accionar han llevado al CASMU a la quiebra poniendo en peligro la asistencia de casi 230.000 afiliados y más de 5000 trabajadores.
Al día de hoy nuestra Federación reafirma su clara posición en cuanto a que parte de las soluciones a la crisis del CASMU pasan por la intervención inmediata del Poder Ejecutivo de dicha institución, integrando a la gestión y el contralor de la misma a trabajadores y usuarios.
La campaña por la Anulación de la Ley de Caducidad  es un eje central del accionar de nuestra Federación.
La FUS participó en todas las jornadas de recolección de firmas a nivel central, colocando además mesas propias de recolección de firmas, tareas estas atendidas por una brigada conformada por pocos esforzados militantes que merecieron  el reconocimiento y el saludo del Congreso. 
En total la FUS recolecto 6000 firmas a nivel nacional que sirvieron para anunciar en el día de hoy que llegamos a las firmas necesarias para plebiscitar en Octubre la Anulación de la Ley de Caducidad.
 
 Señalar esto, es establecer con precisión que el camino emprendido por nuestro movimiento sindical y nuestra Federación hace 2 años fue correcto. 
Quienes se equivocaron al negar la importancia de este proceso fueron principalmente la derecha y las clases dominantes que creyeron derrotada la conciencia de nuestro pueblo luego del plebiscito de 1989 y de todos estos años de neoliberalismo.
También se equivocaron  aquellos compañeros que negando la importancia del desarrollo de los procesos sociales, señalaban que esta Ley de Caducidad se debía derogar por un acto casi administrativo del Parlamento.
Una vez más la vida ratifica una enseñanza crucial para el movimiento popular: 
Los procesos de cambios se basan en la participación de las grandes mayorías del pueblo, y solo estas son capaces de hacer avanzar y profundizar dichos procesos.
En este marco se inscribe el trabajo desarrollado por el PIT-CNT y otras organizaciones sociales que culminaron en la concreción de las Firmas para Anular  la Ley de Caducidad
 
Nuestra tarea ahora es lograr que en octubre cuando se plebiscite la Ley, logremos  anularla. 
Los trabajadores de la salud privada y el conjunto del movimiento sindical uruguayo enfrentan en lo inmediato una disyuntiva política clave para el desarrollo no solo del movimiento sindical en el futuro inmediato, sino  para la sociedad uruguaya toda. 
Las contradicciones y diferencias  que nuestro movimiento sindical tuvo y tiene  con parte de la política desarrollada por el actual gobierno, no nos puede impedir visualizar correctamente las condiciones favorables para los trabajadores y el pueblo que han surgido en nuestro país a partir de la asunción del mismo gobierno.
Estamos ante la cruz de los caminos. Avanzamos en la profundización y transformación democrática de nuestro país, defendiendo y afianzando las políticas sociales que han favorecido el combate a la pobreza, la exclusión social y la miseria. Que posibilitaron la creación de espacios de libertad que contribuyeron al crecimiento de la organización sindical y a la   instalación de ámbitos de negociación colectiva que redundaron en el aumento de los salarios y en el mejoramiento del nivel de vida de los trabajadores y sus familias.
De los avances en la investigación y castigo  de los crímenes cometidos por la dictadura militar.
De lo contrario asistiremos a la reinstalación en el gobierno de los partidos tradicionales, representantes directos de la oligarquía,  que propiciarán un ajuste de cuentas a sangre y fuego contra el movimiento sindical y popular y los espacios de libertades conquistados. 
En esta perspectiva en la cual tanto el desarrollo de la crisis del sistema capitalista y sus repercusiones en la economía uruguaya, así como el resultado electoral de octubre son 2 variables que inciden directamente en el desarrollo de las políticas futuras del movimiento sindical y pueden marcar toda una etapa.
Por lo tanto reafirmamos la consigna lanzada por el PIT-CNT en el 1º de Mayo:
“Para que la crisis no la pague el pueblo, por una salida democrática y productiva”
 
En este cuadro de situación debemos reafirmar que  la verdadera cuestión de la independencia de clase significa analizar con claridad cuales son las mejores circunstancias políticas en las cuales se pueden desarrollar las organizaciones populares en el camino de las transformaciones de base que nos proponemos como movimiento sindical.
Es un aventurerismo político igualmente peligroso para el desarrollo de la organización sindical y la formación política de los trabajadores,  plantear que da lo mismo quien este en el gobierno, así como  definir que las organizaciones sindicales deben ser simples poleas de transmisión de dichos gobiernos.
Nuestro camino no pasa por ningún tipo de aventurerismo, ni infantilismo de izquierda, ni reformismo.    
 Nuestro camino siempre junto al PIT-CNT, en un cuadro político general de agudización de la lucha de clases, debe servir para contribuir a la elevación de la expresión organizada y movilizada de los trabajadores y el pueblo por sus reivindicaciones, levantando un programa  de país popular, nacional y democrático.
Todo ello en el camino de la profundización de los cambios, que lleve a la sociedad uruguaya a la construcción de ese proyecto de país, en el cual las grandes mayorías nacionales alcancen el verdadero protagonismo de su historia política y social. 
En este cuadro de situación el 14º Congreso de FUS resolvió la siguiente plataforma inmediata para la defensa de los intereses de los trabajadores:
1) Ratificamos en su totalidad la vigencia del grupo 15 y los convenios colectivos conquistados en el marco de los Consejos de salarios. Su defensa es clave ya que, como lo marco el conflicto en el cual derrotamos a la FEMI, las patronales subidas al discurso de la crisis internacional pretenderán incumplir con los mismos.“ Que la crisis no la pague el pueblo”
2) Exigimos a las patronales que cumplan con el pago en fecha de los salarios y demás obligaciones con sus trabajadores.
3) Ningún nuevo cierre de instituciones de salud
4) Participación activa del Estado en aquellas instituciones en situación crítica, junto con los trabajadores y los usuarios de las mismas para evitar su cierre e implementar los cambios estructurales que requieran.
5) Tope salarial transitorio por todo concepto, en dos canastas básicas, para todo el sector,  en particular en aquellas instituciones en situación crítica.
6) Eliminación de las tercerizaciones en la salud.
Nuestro principal objetivo debe ser el de eliminar las tercerizaciones en la salud e incorporar dichos trabajadores a las instituciones de salud que contratan mano de obra tercerizada, ejemplos: ambulancias de traslados, emergencias móviles, etc.). 
7) La integración del sector de emergencias móviles al nuevo sistema de salud debe llevarse a cabo con el impulso de la Federación en base a propuestas y con las garantías del mantenimiento de los puestos de trabajo en el sector. Exigiendo la regulación por parte del MSP de todo el sector.
8) Para fortalecer aún más nuestra herramienta sindical es necesario mantener y mejorar una política permanente de formación sindical en el proceso de fortalecimiento, crecimiento y organización de nuestra Federación.
9) Ratificamos en su totalidad el programa emanado del pasado Congreso y  debemos apuntar a la profundización del mismo a través de los organismos de dirección del Nuevo sistema de salud, que incluye la participación de los trabajadores. 
Para ello es clave el papel del equipo de Representación de los Trabajadores en la Junta Nacional de Salud (JUNASA), así como en los Consejos Consultivos y Asesores por institución, que implica necesariamente un trabajo armónico y orgánico, en el despliegue de la línea programática de nuestra FUS y del PIT-CNT.
10) Modificar los  artículos de la Ley del Sistema Nacional Integrado de salud que establecen mecanismos de  elección de los representantes en los espacios de dirección política de dicho sistema, al margen de las organizaciones más representativas.
Proponemos que nuestra Federación impulse en el PIT-CNT los mecanismos de representación directa a los ámbitos antes referidos y desarrolle las acciones políticas y jurídicas necesarias a tales efectos.
11) Reclamamos la instrumentación de las medidas que permitan que los trabajadores de régimen de libres rotativos pasen de un régimen semanal de 5 días de trabajo y uno de descanso a 4 días de trabajo y uno de descanso, como esta establecido en el Convenio Colectivo suscripto en el marco de los Consejos de Salarios. 
 
12) Exigimos el cumplimiento inmediato del acuerdo de fecha 17 de noviembre sobre el registro de trabajadores no médicos desocupados de la salud privada. Siendo obligatorio su cumplimiento de acuerdo a su incorporación al Convenio Colectivo en el marco de los Consejos de Salarios.
13) Convocamos a todas y todos los trabajadores de la salud privada a redoblar los esfuerzos para anular la Ley de caducidad.
 Habrá referéndum, Habrá Verdad y  justicia!!!!
14)La defensa de la unidad del movimiento sindical sin ningún tipo de confusiones, es clave para enfrentar  la ofensiva de las cámaras empresariales y los intereses de la  burguesía representados  en los partidos tradicionales, que buscan frenar y hacer retroceder los tiempos de cambios que vive nuestro pueblo y que los trabajadores nos proponemos profundizar, avanzando en democracia 
“PARA SEGUIR CAMBIANDO JUNTOS”
CONSEJO CENTRAL DE FUS
mayo 2009

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: